La responsabilidad de los escritores. Elsa Morante lectora de Simone Weil